Wavegarden sigue abriendo parques

0
1437

Wavegarden sigue abriendo parques de surf de clase mundial por todo el mundo

Desde sus inicios, Wavegarden ha basado su visión en compartir la increíble experiencia de surfear olas perfectas con cualquier persona y en cualquier lugar del mundo. Con cuatro instalaciones de surf en funcionamiento, otras cuatro cuya apertura está prevista entre 2020 y 2021 (Siheung, cerca de Seúl y el Aeropuerto Internacional de Incheon en Corea del Sur; Valais en Suiza; Praia da Grama y Garopaba en Brasil), además de otros 30+ proyectos con contratos financieros y en proceso de desarrollo por los cinco continentes, el compromiso de la empresa con sus aspiraciones se está materializando. 

En la sede de Wavegarden en el norte de España, el equipo de desarrollo sigue creciendo, y ahora está compuesto por 60 empleados a tiempo completo – todos ellos especialistas en sus respectivos campos de dinámica de fluidos, ingeniería mecánica, civil y eléctrica, tratamiento del agua, arquitectura, desarrollo de negocio y operaciones. Como respuesta a la creciente demanda del mercado de la revolucionaria tecnología Wavegarden Cove, sus fundadores siguen trabajando en ambiciosos planes de expansión.

“Estos últimos años, hemos logrado dominar todos los aspectos de nuestra tecnología, incluido un novedoso sistema de tratamiento del agua, y expandir nuestros servicios de desarrollo para acompañar a nuestros clientes desde el concepto del proyecto hasta la apertura y las fases posteriores, “explicaba Josema Odriozola, fundador y CEO de Wavegarden. “Hoy en día, podemos llegar un paso más allá al facilitar asistencia experta en todos los aspectos de las operaciones comerciales”.

La reciente apertura de dos instalaciones Wavegarden Cove – URBNSURF Melbourne, Australia y THE WAVE Bristol, Inglaterra– da muestra de nuestra capacidad para crear parques de surf de máxima calidad y económicamente viables.

“URBNSURF arrancó con fuerza, con una ocupación de usuarios muy alta desde la inauguración en enero” comentó Damon Tudor, CEO de URBNSURF. “La calidad de las olas y la capacidad de la laguna han ofrecido una experiencia increíble a nuestros socios y clientes, algo esencial para la viabilidad del parque. Ver a los surfistas salir siempre sonriendo del agua es una sensación especial. Estamos deseando embarcarnos en nuestro próximo proyecto.” 

Existe una serie de características que sitúan la tecnología patentada Wavegarden Cove en una categoría superior frente a otros sistemas que van emergiendo en el sector de parques de olas artificiales, un mercado en rápido auge. 

En primer lugar, se ha demostrado que la tecnología funciona. Años de pruebas y ajustes minuciosos en el centro de pruebas e Wavegarden en el País Vasco, que hasta la fecha ha creado casi 5 millones de olas, aseguran el perfecto funcionamiento de las lagunas de surf comerciales de todo el mundo. 

Asimismo, la sostenibilidad económica y medioambiental son factores relevantes, El sistema mecánico utilizado consume menos de 1Khw por ola – se pierde muy poca energía en la transmisión de fuerzas, e incluso se recupera y reutiliza parte de la energía. Estudios comparativos revelan que la tecnología de Wavegarden emplea 10 veces menos energía que otros sistemas neumáticos de generación de olas disponibles actualmente en el mercado. En base a una tarifa media de electricidad, esto puede suponer un ahorro de hasta 1 millón de euros al año. 

Desde su apertura en enero, URBNSURF Melbourne ha recibido 65.000 visitantes, que en conjunto han surfeado un total de 3.6 millones de olas. Hemos podido ver un día cualquiera entre semana, a algunos de los profesionales más destacados del mundo, aficionados entusiastas y surfistas totalmente debutantes, surfeando olas a unos minutos del aeropuerto de Melbourne. Una instalación a gran escala como URBNSURF, puede acoger simultáneamente a más de 80 surfistas, y cada uno de ellos puede surfear entre 10-15 olas por sesión. 

En febrero, Owen Wright, uno de los mejores surfistas del mundo, surfeó en URBNSURF Melbourne durante casi 5 horas seguidas, y cabe destacar que lo describió como uno de los mejores días de su vida. “Es la instalación de entrenamiento perfecta,” dijo Owen. “Mi surfing empezó a mejorar después de cinco olas. En el océano, me harían falta meses para lograr lo que asimilé después de tan pocas olas. Pude ejecutar 4-5 giros en cada ola, lo que me ayudó enormemente a pulir mi técnica. Me harían falta meses para lograr en el océano lo que aprendí en un día de surf en el URBNSURF”. 

Para surfistas expertos como Owen, el Wavegarden Cove ofrece toda una variedad de olas largas, con pared abierta, y tubos rápidos. La altura de las olas oscila entre 50 cm y casi 2 m, y rompe de izquierda o de derecha, dependiendo del lado del puente central en el que se sitúe el surfista – un detalle que les permite perfeccionar su habilidad para surfear tanto de cara como de espaldas. Aún así, la maquinaria se puede adaptar a usuarios de nivel intermedio simplemente tocando un botón para producir olas más suaves, con menos potencia. 

“La variedad de olas que podemos crear es infinita” comentó Josema Odriozola. “El software es fácil de usar y altamente flexible, permitiendo a los operadores adaptar las olas al nivel de los surfistas que están en el agua. El surf es uno de los deportes más emocionantes que existen, pero la diversión depende de que cada surfista disponga de las olas adecuadas”, añadió Josema. “En Wavegarden, sabemos cómo desarrollar surfistas desde el primer día.”

La tecnología para generar olas puede producir entre 300-1000 olas por hora, dependiendo de la configuración y de los requisitos operativos de la ola. La maquinaria es capaz de funcionar sin interrupciones o de producir series de olas de casi cualquier cantidad deseada. La alta frecuencia de olas garantiza que haya suficientes olas de calidad para cualquier surfista, sin necesidad de competir con los demás usuarios.

Al probar THE WAVE Bristol, el surfista del Reino Unido, Reubyn Ash, quedó impresionado con la cantidad de olas que pudo surfear en su primera sesión. “La sensación es de estar siempre en rotación rápida, y para cuando vuelves a remar hasta la zona del take-off está empezando la siguiente serie de olas.”

“Nos ha impresionado mucho la calidad y la regularidad de las olas creadas por la maquinaria,” dijo Craig Stoddart, CEO de The Wave Bristol. “Muchos surfistas han comentado que el sonido de la olas es idéntico al que se escucha al surfear en la playa oyendo el mar, lo que supone una auténtica oportunidad para conectar con la potencia natural de las olas.”

Una laguna Wavegarden Cove estándar mide 2 hectáreas, aunque su extensión total es completamente adaptable a cualquier tipo de proyecto, ya se trate de una atracción principal, o como parte de un desarrollo multiuso como resorts de surf, proyectos en urbanizaciones privadas, hoteles o centros comerciales. 

La maquinaria es modular y la longitud de las olas depende del número de módulos instalados. Una instalación de dimensiones normales como URBNSURF Melbourne se compone de 46 módulos y ofrece olas de unos 16 segundos de duración, comparables con algunos de los mejores spots de surf del mundo. La nueva instalación que se está construyendo en Siheung, Corea del Sur – cuya apertura está prevista en septiembre de 2020 – contará con 56 módulos. 

Una instalación a gran escala es lo ideal si se cuenta con espacio disponible. Sin embargo, también es posible crear olas de alta calidad con menos módulos. THE WAVE Bristol tiene 40 módulos y produce olas de altísima calidad. El centro de demostración en la sede de Wavegarden cuenta con 28 módulos y ha sido ampliamente aclamado por surfistas profesionales. De un total de treinta y cinco surfistas de la élite del surf profesional, veintidós han entrenado en el centro de demostración en el País Vasco durante la etapa europea del circuito mundial de la World Surfing League, entre ellos el actual Campeón del Mundo, Italo Ferreiro.

Para mantener la prístina claridad y la higiene segura del agua, cada Wavegarden Cove está provisto de su propio sistema de tratamiento de agua. Este sistema desarrollado por Wavegarden, se basa en una serie de tratamientos sostenibles como un filtrado exhaustivo, desinfección a base de ozono y UV, y cloración con bajo contenido en productos químicos. “La calidad del agua es de un azul claro precioso,” confirmaba Stoddart, de The Wave Bristol. “Los surfistas comentan a menudo que surfear en un agua tan fresca es una delicia.” 

El equipo de desarrollo de negocio de Wavegarden está compuesto por expertos de parques de surf, el turismo y el ocio, y proporciona toda la información detallada y profunda – como el asesoramiento en el proceso de selección del emplazamiento, la viabilidad económica y los permisos – necesaria para realizar un proyecto viable. 

Como centro innovador para deportes acuáticos, el Wavegarden Cove aporta una amplia diversidad de beneficios para la salud y la comunidad social, mientras crea empleo, atrae al turismo e incrementa el valor de las propiedades inmobiliarias de la zona. 

El surf ya es un deporte Olímpico, y como tal, se encuentra en posición de crecer de forma exponencial y a un ritmo incomparable por todo el mundo. Los equipos nacionales que tengan acceso a un Wavegarden Cove contarán con una clara ventaja. “Cualquier país con firmes propósitos de llevarse a casa una medalla debe contar con una instalación de entrenamiento como URBNSURF”, concluyó Owen Wright. “Por fin tenemos la posibilidad de mejorar nuestro rendimiento, de manera semejante a otros deportes como el fútbol o el rugby”.

En un momento en el que las empresas de todo el mundo comienzan a reanudar progresivamente su actividad, URBNSURF Melbourne ha anunciado recientemente que los surfistas podrán volver a surfear a partir del viernes 19 de junio. Al mismo tiempo, en el Reino Unido, el objetivo de The Wave Bristol es volver a abrir su instalación este verano. 

En un tiempo en el que las empresas se enfrentan a numerosas nuevas dificultades, el Fundador y CEO Wavegarden, Josema Odriozola comparte un pronóstico optimista. “A pesar de todo, nuestro equipo sigue esforzándose por mejorar continuamente el rendimiento de nuestros sistemas, y seguimos entusiasmados y confiados de cara al futuro.”