Wavegarden responde a los detractores de su ola artificial en Donostia

11 claves sobre el proyecto #Wavegarden Donostia

0
1529
Ariane Ochoa entrenando para el Mundial en #Wavegarden

Wavegarden explica en este comunicado 11 claves sobre el proyecto #Wavegarden Donostia en contestación a los argumentos expuestos por los detractores del proyecto de la ola artificial en Donostia:

El liderazgo mundial de @wavegarden_official en este negocio se sustenta en gran medida gracias a la sostenibilidad y la eficiencia energética de sus instalaciones. De hecho, esta instalación sentaría un precedente mundial por usar la primera tecnología capaz de desarrollar parques de surf 100% autosuficientes. La sostenibilidad y la eficiencia energética, a día de hoy, son la base del liderazgo de Wavegarden.

Durante años, casi a diario, hemos recibido peticiones de guipuzcoanos para surfear en Wavegarden. En la actual ubicación, Aizarnazabal, no podemos abrir las puertas al público, principalmente, por las limitaciones de acceso propias de la ubicación y porque la instalación no está preparada para ello. En cambio, el nuevo proyecto sí que permitiría que por fin abramos la puerta a la sociedad guipuzcoana. No vamos a negar que como una escuela de surf más, Wavegarden, podría provocar que más guipuzcoanos se interesaran por este deporte, algo que consideramos positivo. Y si el argumento es que “ya hay olas en el mar”, es que no conocemos la realidad de la masificación de playa de la Zurriola, que supone una barrera para todo aquel que quiere iniciarse en el surf o sencillamente practicarlo. Hoy en día está aceptado que haya rocódromos habiendo montañas y piscinas existiendo el mar, por qué negar una instalación equivalente a los surfistas.

Asimismo, es importante destacar que en Wavegarden somos líderes mundiales en innovación y que tenemos a 66 personas comprometidas que trabajan a diario para hacer posible este proyecto, que ofrecemos empleo de calidad y que esperamos ir creciendo de forma orgánica y sostenible en los próximos años.

1. No será un proyecto elitista, tendrá un precio asequible y estará abierto al público: nos hemos comprometido a tener un precio análogo al de otras instalaciones deportivas en Gipuzkoa, costará aproximadamente entre 20€ y 40€, dependiendo de si se es un abonado o una visita esporádica. Cualquier persona, con o sin experiencia previa, podrá venir a surfear porque la instalación estará abierta gran parte de la semana en un horario similar al del resto de instalaciones. Además, se ofrecerán programas educativos para niños y se trabajará en temas de salud e integración.

2. El uso de las instalaciones será principalmente local. Si tenemos en cuenta los datos del resto de nuestras instalaciones abiertas, el porcentaje de visitantes no residentes no superará el 20%. Por este motivo, este tipo de instalaciones se orientan al uso local, como la mayoría de centros deportivos de una ciudad. El proyecto de Donostia tendrá un tamaño reducido para minimizar el impacto del entorno, habrá espacio para 15 surfistas / hora, de los cuales, aproximadamente, 3 serían visitantes de fuera de la provincia (un 20%). Por lo tanto, teniendo en cuenta que el visitante no local tiende a hacer entre 2 y 3 sesiones al día, nos da como resultado que sería poco más de 1 surfista no residente a la hora o 10 al día.

3. Gipuzkoa no tendría dos Wavegarden, en el caso de que nuestro proyecto fuese adjudicado tras el concurso municipal: desmantelaríamos la sede de Aizarnazabal y elterreno ocupado volverá a su estado natural, llevaríamos toda la maquinaria y nuestrasoficinas al nuevo terreno de San Sebastián.

4. Por normativa, se deberá someter el proyecto a un riguroso estudio independiente de impacto medioambiental y deberá ser aprobado por el órgano ambiental correspondiente. Si el estudio resultara ser desfavorable, nosotros seríamos los primerosque decidiríamos desestimar el proyecto, como ya se ha hecho en otras ocasiones. De todasformas, no sería la primera vez que hacemos un proyecto de este tipo, nuestra instalaciónde Bristol es un caso de éxito porque fue construida en un cinturón verde.

5. Con la modificación del Plan General que el Ayuntamiento pretende aprobar, el terreno dejaría de ser urbanizable. El ayuntamiento convertiría en zona verde un terrenoque hasta ahora está destinado a uso residencial, reservando 6 de las 97 hectáreas deAntondegi para una instalación de olas artificiales, lo cual supone solo un 6% del total de lasuperficie sujeta a aprobación.

6. En cuanto al consumo de energía: se consume solamente 1 kWh por una ola de 1,95m. Por este motivo se alimentará la instalación con células fotovoltaicas (energía solar). La potencia necesaria para generar aprox. 350 olas de tamaño medio (1,50 m. de altura) es inferior a la que necesitaría una embarcación fueraborda (de 300 cv.) de 8-10 m. de eslora al planear o la que una moto de agua (300 cv.) requiere en una sesión de olas grandes en el mar.

7. No habrá consumo de agua ya que nuestra recolección del agua de lluvia compensará las pérdidas por evaporación.

8. También será el test center de nuestras tecnologías y por ello tendrá que estar cerrada al público durante unas semanas al año. Servirá para desarrollar la I+D de la compañía y mejorar nuestros productos. La fuente de financiación será totalmente privada, la inversión la hará Wavegarden, y el precio de la entrada será popular, porque el objetivo de la instalación no será la rentabilidad si no el desarrollo de la I+D de la compañía. Desde siempre hemos ofrecido nuestro apoyo a las empresas del clúster del surf donostiarra que necesiten realizar ensayos en nuestra instalación.

9. Y un centro de tecnificación para surfistas: respecto a la afirmación que se ha hecho de que es una “suposición más que una realidad” que un Wavegarden contribuiría a mejorar la técnica de un surfista, lo podemos demostrar. Se pueden ver los testimonios de surfistas en nuestras RR.SS., para entender mejor lo que Wavegarden aporta a todo tipo de surfistas, desde el aficionado hasta el olímpico. Asimismo, nosotros llevamos testándolo, en carne propia y ajena, durante 7 años. La conclusión es definitiva: para los surfistas que han probado nuestra ola, esta es una herramienta inmejorable de entrenamiento para muchos aspectos concretos del surf, aunque, obviamente, no sustituye al mar, pero sí es útil para todos los niveles de surf.

10. Sobre la masificación de nuestras playas. Es una realidad que no hay olas para todos los guipuzcoanos, sin contar los turistas, y lo es también que un Wavegarden no va a descongestionar las playas. Con todo, es importante recalcar que sería una instalación deportiva, no una atracción turística.

11. Respecto a las subvenciones públicas. Por supuesto que Wavegarden recibe subvenciones como la mayoría de las empresas guipuzcoanas que invierten en I+D, todas debidamente justificadas. Muchas de las financiaciones recibidas son a devolver y la compañía así lo está haciendo de manera rigurosa.