Número 204. Spring 2020

0
524

Puedes pedir el número 204 por correo aquí: https://www.3sesenta.com/shop/3sesenta-no-204/

La constante mutación de Skeleton Bay

Skeleton Bay está en constante mutación El problema está en la gran cantidad de arena que se había ido acumulando poco a poco durante los últimos años, hasta rellenar la parte superior de la curva de la bahía, deformando el tubo más largo del mundo. Ya se había notado esto en la temporada anterior.

“La barra de arena había desaparecido por completo. Era como si un nuevo spot se hubiese fabricado durante la noche. Se podían oír aullidos en la playa mientras varios grupos se enfundaban sus trajes. Para la hora de comer, se habían surfeado unas cien olas de esas que te cambian la vida. Tablas rotas tiradas entre los vehículos y profundas venas de agua surcaban la arena mientras subía la marea, lo que dificultaba el camino de vuelta.”

Las Américas

Spanish Left. ©WSL Poullenot

La World Surf League está activando campeonatos que están reconociendo spots que fueron pioneros en su día. Las Américas, en Tenerife, y Anza, en Agadir fueron las olas más internacionales de Canarias y Marruecos, respectivamente, en su día.

La primera vez que visité Las Américas lo hice coincidiendo con la celebración de un Campeonato de España. Sería el año 80 o 81. El lugar era un espacio semidesértico donde comenzaban a extenderse urbanizaciones y algunos hoteles. Era mi primera vez en Canarias y quedé impresionado con la calidad de la ola que llamaban “Spanish Left”. El lugar era frecuentado por algunos surfistas del Cantábrico que repartían su temporada invernal entre Las Américas, en Tenerife, y El Confital, en Gran Canaria.

Anza

Mohamed Akbour

A siete kilómetros de la ciudad de Agadir, a los pies donde las montañas del Alto Atlas se encuentran con el Océano Atlántico, la ciudad de Anza se desarrolló a principios del siglo XX. Hasta entonces la llanura de Anza que bordea la costa era solo un campo de cultivo de los aldeanos de Taddart, nativos autóctonos que habitan las montañas con vistas a la llanura.

La calidad de los spots de Anza han atraído a surfistas desde los años 60, o incluso antes. Recuerdo en 1967, cuando yo tenía 5 años, durante los recreos de las diez de la mañana y las cuatro de la tarde, dejaba la escuela coránica para recorrer los 200 metros que la separaban de la playa. No podía ir más lejos. Tenía un ojo en el spot de Plaka y otro en la escuela. Desde lejos veía a los surfistas aparcar sus furgonetas cerca de la costa y cabalgar la derecha de Anza.

El tamaño sí importa

Examinando las fotografías tomadas en La Galea tras el campeonato, vi una que me llamó la atención. La bajada de la bomba que se pilló Pierre Rollet en la final con la que consiguió el diez que le supuso la segunda plaza. La fotografía está tomada desde el agua, en altura cero. Tomamos como unidad la altura de Pierre, desde la cabeza hasta el pie de la pierna estirada. A simple vista podemos estimar que esta medida supera el metro de longitud. Trasladamos esta unidad a la altura de la ola, desde el pico a la línea de base y nos salen… ocho unidades… ¿Cuál es el tamaño “real” de la ola?

Perturbaciones en La Galea

Hay muchos factores que pueden alterar la calidad de una ola, como la dirección del swell, del viento, la marea, el periodo,… Algunos spots son especialmente sensibles. En el caso de la ola de Punta Galea hay un factor que es casi patrimonio exclusivo de ella: el oleaje que se forma en dirección opuesta. El viento terral tan deseado para cualquier ola, se puede convertir en nocivo cuando sopla en la bahía del Abra, a cuyo extremo se encuentra Punta Galea. El viento fuerte de componente sur se encañona desde la desembocadura de la ría, soplando sobre la lámina de agua durante una distancia rectilínea (fetch) superior a cinco kilómetros, creando un oleaje que choca lateralmente con las olas del mar de fondo del noroeste.

Basque Rescue

Surfistas de Gipuzkoa y Bizkaia, en su gran mayoría experimentados en olas grandes y varios de ellos formadores profesionales del socorrismo con una profunda y a veces dura experiencia profesional y personal, se están juntando para hacer socorrismo puro aplicado al surf. Y esto es verdaderamente positivo y digno de admiración. En los encuentros hay una serie de personas que aportan, además de sus experiencias como surfistas, diversas líneas de trabajo como protocolos de seguridad, preparación física y psicológica, comunicación, motos de agua, etc… Estos conceptos han sido objeto de estudio por muchos surfistas a raíz de la publicación del libro “SOCORRISMO PARA SURFISTAS” por Jonan Etxebarria, que ha sido un impulso y un recordatorio muy importante.

Rescate al límite

Nazaré. © Juan Fernández

El accidente de Alex Botelho durante el campeonato de tow-in en Nazaré vuelve a poner el foco sobre los límites del surf de ola grande. Mala suerte la de Alex, que ha terminado en el hospital sus dos últimos campeonatos. En Punta Galea se rompió la nariz al golpearse contra la tabla en un revolcón durante la final, y en Nazaré fue rescatado inconsciente y tuvo que ser reanimado. Una vez en el hospital pasó seis días en la Unidad de Cuidados Intensivos con respiración asistida, pasando posteriormente a planta para su completa recuperación. Juan Carlos Ureta, Director de Seguridad y Rescates del Punta Galea Challenge, estuvo viendo el evento en directo en compañía del equipo de seguridad de Nazaré.