A propósito de Challengers, Cetés y Q Eses

0
42

La verdad es que la WSL nos lo pone difícil. Comprender el sistema competitivo de la presente temporada y las venideras podría ser el temario de una asignatura universitaria. Lo que está claro es que la WSL quiere renovar el tour hacia una competición más espectacular, con los mejores surfistas en los mejores spots del mundo –que a fin de cuentas fue lo que se se habían propuesto hace unos cuantos años cuando pasaron de la ASP a la WSL-, después de haber pasado unas temporadas en las que el tour ha ido perdiendo interés al disputarse las pruebas en olas de medio pelo, perdiendo las mejores rompientes e incorporando experimentos como el truño de la piscina de Slater (Lemoore). Ahora han decidido reducir el número de competidores de la máxima categoría, que a partir de mayo quedarán en 24 tíos y 12 tías, y una final en septiembre con los 5 mejores en un lugar aún por decidir.

Básicamente el tour mundial se dividirá, a partir de la próxima temporada, en tres categorías: QS (Qualifying Series) regionales que puntuarán para entrar en los CS (Challenger Series) que a su vez puntuarán para entrar en los CT (Championship Tour). De momento esta temporada se divide en dos partes, comenzando los primeros cinco CT con 36 chicos y 18 chicas hasta mitad de temporada en que se reducen a 24 y 12 para finalizar las últimas cinco pruebas. La parte positiva es que volveremos a verles competir en olas de la calidad de Pipeline, Supertubos, Jeffrey’s Bay, Teahupoo o G-Land, lo que asegura el espectáculo. Y en los Challenger venideros se acercarán a Ericeira y a Las Landas. Veremos cómo funciona este experimento.