3sesenta #207. Primavera 2021

0
327

¿Está el entorno natural del surf en un callejón sin salida?

El hombre de las islas del Pacífico inventó el surf por recreación, espiritualidad o simplemente con la intención de domesticar el océano. El surf siguió siendo una práctica autóctona y local durante mucho tiempo, antes de expandirse por todo el planeta. Pero el surf en su entorno natural ha entrado en conflicto con otras actividades. Es víctima de su propio éxito y de actividades humanas mediambientalmente peligrosas. Si no se adapta, su futuro se verá seriamente comprometido.

La Intrahistoria. Por Eduardo Sáenz de Amilibia

Siempre me ha gustado, cuando dispongo de tiempo, repasar antiguas fotos de viajes. Y últimamente, tiempo es algo que nos ha sobrado, eso y nostalgia. Buscando el otro día en el baúl de los recuerdos, di con unas fotos que había sacado allá por el año 2000, cuando fui con mi gran amigo, Iker Elorrieta, a Costa Rica. Ahora que lo de viajar se ha puesto difícil, tirando a imposible, toman más relevancia, brillan más, todos esos viajes que hicimos. Recuerdo haberme pasado más de un mes comiéndole la oreja al pobre Iker en la oficina de Rusty y Globe, que era donde trabajábamos, para que se viniese conmigo a Costa Rica. Tampoco es que me costara mucho convencerle, para qué nos vamos a engañar, el país centroamericano evoca olas peinadas por vientos terrales, naturaleza y belleza en cuanto lo nombras.

Laura Coviella

Conocí a Laura hace unos meses con motivo de la grabación de una promoción para un programa de televisión, ya que me encargaron contactar con surferas nacionales para un casting. Lo típico, le mandé un mensaje en Instagram… y la jodía pasó de mí, jajaja. Jonathan González me consiguió su contacto y ya no tuvo escapatoria. Sin duda lo que mas me chocó al revisar su perfil eran unas surfeadas en lo que parecían olas enormes en su Tenerife natal. Después de una semana de trabajo divertida, donde el surf no fue la prioridad, creo que nos hicimos coleguillas y, desde entonces, hemos coincidido en un montón de sesiones y trabajado juntos. Si hay algo que debo destacar de Laura y sus 22 años es la actitud madura y siempre dispuesta para madrugar a coger olas buenas, lo de las olas grandes es otra historia que se le ha ido de las manos. Lleva todo el invierno abriendo bocas con sus olones y su nivel de charging. Sin duda, estamos ante el futuro europeo de las olas grandes.

Confinamiento en Mentawai

2020 acabó dejándonos cambiados, diferentes, y con unas memorias inolvidables de nuestros seis meses de aislamiento. En marzo de ese año habíamos viajado a las islas Mentawai, en concreto a una pequeña isla llamada Pulau Masokut, también conocida por los locales como Nyang-Nyang. Es tan remota que no tiene coches ni bicis, simplemente porque no hay carreteras, supermercados, hospitales, ni tan siquiera electricidad. En menos de una semana el mundo entero se colapsó: fronteras cerradas, ferries parados, aviones cancelados; no había manera de abandonar la isla. Era como viajar atrás en el tiempo, viviendo de lo que daba la tierra, rodeados de una cultura local impresionante y cogiendo olas sin nadie alrededor. Estábamos aislados en uno de los mejores sitios de todo el mundo para hacer surf. No recuerdo la cantidad de series perfectas, vacías, que vi en ese tiempo. Durante el mes de julio tuve el placer de compartir la marejada más potente de la estación con Anthony Filling, surfista profesional de Costa Rica. Surfeamos una impresionante Kandui Left cuatro días seguidos, además de varias sesiones nada desdeñables en Hideaways y Rifles. Era increíble ver esas olas sin nadie más en el agua.

Huba Alsafar. El amor por viajar.

Yael desde el archipiélago canario, Alex desde el Mediterráneo y Lander desde el Cantábrico, cada uno con sus anteriores experiencias vividas en la costa sur de Marruecos, establecerían un estrecho lazo de unión por todo aquello que representa y caracteriza el Magreb. Como su propia definición indica, “lugar por donde se pone el sol”, el Poniente, es la parte más occidental del mundo árabe. Un destino que siempre deja a sus visitantes con hambre de seguir descubriendo.

Legi. Sin aditivos

Me acuerdo perfectamente de la primera vez que hablé con él (ya le conocía de vista). Era un fatídico sábado por la tarde. Fatídico porque las consecuencias del accidente del ‘Prestige’ habían llegado a la playa de San Lorenzo. Allí estaba aquel adolescente, casi conteniendo las lágrimas al ver su traje y su tabla cubiertos de chapapote de arriba abajo. Unas palabras de ánimo, unas risas por detrás –jejeje- y amigos hasta hoy.