Red Bull Cliff Diving: Primera parada en La Rochelle

0
466
 
CONCENTRACIÓN Y CONTROL DEL MIEDO EN LA ROCHELLE
Francia acoge la primera prueba del Red Bull Cliff Diving 2013
Elegante, rápido y fascinante. Estos son adjetivos que, habitualmente, están asociados a uno de los animales más peligrosos del mundo: el tiburón. Este depredador marino se mueve con distinción, ataca de manera fulminante, y fascina a la humanidad. Trasladadas a otro contexto, estas características se usan con frecuencia para describir el deporte conocido como “cliff diving”: los movimientos del atleta en pleno vuelo son de gran elegancia, llega hasta los 85 km/h mientras cae, y deja sin habla a quien lo observa. En los días previos a la primera prueba del campeonato mundial de 2013, los visitantes al ‘Aquarium La Rochelle’ pudieron ver cómo el legendario saltador colombiano Orlando Duque se preparaba para la competición con un baño en la pecera de los tiburones.
 
OrlandoDuque tiburonesRed Bull Cliff Diving
 
“Hace falta valor para acercarse a estos grandes animales, pero lo cierto es que me siento cómodo rodeado de tiburones”, explica el subcampeón de la temporada pasada tras su encuentro con el gran escualo. “Estar bajo el agua es una experiencia tan relajante para mí que me olvido del peligro que puede haber, ya que, sencillamente, me centro en disfrutar del momento”. El saltador, de 38 años, llegó con algunos días de antelación a La Rochelle (Francia) para preparar sus primeros saltos del año, que tendrán lugar el 25 de mayo durante el evento inaugural del campeonato de “cliff diving” más prestigioso del mundo, que se llevará a cabo desde la Torre de San Nicolás.
“En nuestro deporte, es fundamental que controles el miedo y que te centres en tu objetivo, al igual que el tiburón, cuando va a cazar. En esos momentos, nada debería distraerte”, explica Duque, cuyo objetivo para 2013 es ser el mejor saltador del mundo y superar al triple campeón del mundo –y actual defensor del título–, el inglés Gary Hunt. “Lo que me ayudó a nadar con los tiburones fue mi habilidad para relajarme y dominar los nervios cuando estoy a su alrededor, sobre todo, cuando el tiburón se acerca y el corazón empieza a acelerarse. Normalmente, en plena competición, puedo calmar los nervios”.
Ahora, la tensión es evidente. Cuando las catacumbas de la antigua torre defensiva cobren vida, los 14 atletas –diez participantes permanentes y cuatro invitados, entre los que están los franceses Cyrille Oumedjkane y Hassan Mouti– la usarán como sala de preparación. “Mis saltos no serán más fáciles de completar gracias a esta sesión con los tiburones”, admite el nueve veces campeón del mundo, “pero, al menos, esto me ha servido para desconectar de la competición un rato”.
120 escalones llevan a la plataforma más escalofriante del campeonato, una estructura a 27 metros de altura que será el centro de atención de 70 000 espectadores, el mayor número de asistentes de la historia del campeonato, que se congregarán el sábado a las cinco de la tarde en el puerto de la ciudad y que podrán seguir toda la acción gracias a las pantallas que se desplegarán por la zona. Los “peces gordos” del cliff diving ya están preparados para realizar sus fascinantes saltos hacia las gélidas aguas del golfo de Vizcaya, durante el evento inaugural de la quinta temporada del Campeonato Mundial Red Bull Cliff Diving.