Número 203. Diciembre 2019

0
96

Los errores de Medina dejan el Título Mundial abierto.

Medina, Peniche. Foto Joli

Por Peter Joli Wilson

Si hablamos de la historia del surf profesional, la parada europea resulta un momento decisivo. El mismo año que el circuito mundial de surf pasó a llamarse “International Surfing Professionals” (ISP), Rabbit Bartholomew venció en Francia y consiguió el Título de Campeón del Mundo. Años más tarde pasó a convertirse en la “Association of Surfing Professionals” (ASP) y Kelly Slater también ganó en Europa camino de llevarse el Título Mundial,  y últimamente con la “World Surf League” (WSL) es Gabriel Medina el que manda.

Todo lo que puedo decir sobre la interferencia de Medina a Ibelli es que debería haber mirado la pantalla de prioridades en el marcador. Un error absurdo. Y de Hawaii llega la noticia de que John John se ha recuperado de la operación de rodilla y está listo para participar en el Pipe Masters.

Centroamérica por descubrir

Destino: El Salvador

Unas cuántas llamadas y la maquinaria está en marcha. Jorge Imbert y los hermanos Panera, Kike y Gabi, hacen los últimos preparativos para realizar un surf trip por El Salvador. Hace 16 años, en 2003, publicamos en esta misma revista un reportaje sobre un viaje que realizamos por Guatemala y El Salvador en el mes de marzo de aquel año. Eran tiempos convulsos. Mientras viajábamos por el país, el día 23 comenzó la invasión de Irak. En aquel viaje pudimos comprobar la excelente calidad de las olas salvadoreñas y las posibilidades de su costa, aunque resultaba bastante complicado desplazarse por el país, que salía de una guerra civil y donde las maras y paramilitares creaban un ambiente de inseguridad que desaconsejaba viajar libremente por la región.

Afortunadamente las cosas han cambiado durante todo este tiempo y nuestros amigos nos han asegurado que pudieron conocer y surfear todas las olas referentes del país, en compañía, durante buena parte del viaje, de Brian Pérez, el gran surfista salvadoreño que se llevó la medalla de bronce en los Juegos Panamericanos, y de Joseline, experta en SUP, embajadores deportistas del país.

Laura Enever entrevistada por Tom Carroll

Después de pasar varios años corriendo el CT, Laura Enever, una de las australianas más competitivas, que fuera campeona del mundo junior, ha dejado el tour para centrarse en el big surf sin abandonar su carrera como modelo. Pronto veremos el nuevo proyecto en el que ha estado trabajando últimamente, el video “Undone”. Esta es una parte de la extensa entrevista realizada recientemente por Tom Carroll, que al igual que Laura, también se crió en las playas del norte de Sydney.

-Creciste en Narrabeen, en el norte de Sydney, una comunidad muy competitiva y localista en el agua ¿Cómo fueron los primeros años?

Al principio costaba hacerse un sitio en el pico, pero en mi grupo éramos chicas fuertes, decididas, vestíamos y nos comportábamos como los chicos y nos fuimos haciendo un hueco en el pico.

Maldivas según Leon Glatzer

Nos fuimos acercando en el bote, lentamente, al lugar donde se suponía que iba a estar el swell, una zona entre dos islas. A mi derecha se veía Shipwrecks y a mi izquierda se veía una ola de derecha. Solo podíamos ver las olas desde atrás, por lo que en ese momento no sabíamos cómo estaba. Por la izquierda de Shipwrecks se veía que podía haber tamaño y más fuerza que en la de derecha. El capitán decidió anclar en la derecha porque era más seguro. Surfeamos todo el día la derecha pero siempre con un ojo puesto en Shipwrecks. Ya en la tarde, quedaban treinta minutos de luz, Quirin y yo decidimos ir a ver la izquierda. Llegamos y nos encontramos ¡Una izquierda perfecta tubular! ¡No nos lo creíamos! Estábamos como locos. Pero estaba bastante peligroso, con el cielo gris y dos barcos abandonados. Al final cada uno cogimos un tubo bien bueno y volvimos. Yo no paraba de hablar de la excitación: “¡Hay que venir mañana al amancer!”

Gente: Cristina Irisarri

Por Jabi Iraizoz.

Entrevistamos hoy a Cristina Irisarri (36), con surf gallego en sus venas transmitido en una familia que lo ha vivido de forma natural desde que ella recuerda…

¿Cómo llegó el surf a tu vida?

Recuerdo el surf en mi vida desde que tengo memoria. Como mi padre y mi hermano surfeaban, fue de una manera natural, nos pasábamos el día en la playa. Un día me metía con un body, otros con tabla y otros, simplemente, a coger olas con el cuerpo; se trata de disfrutar del mar.

El surf siempre fue una prioridad en casa, echando la vista atrás los mejores recuerdos de mi infancia son siempre ligados a la playa, el mar y mi familia. Me encantaba cuando venían mis tíos de Vigo para surfear todos juntos. Nos pasábamos el día en el mar, ya fuera surfeando o ¡pescando la cena! Teníamos el garaje lleno de todo tipo de tablas que mis tíos iban trayendo de viajes y los pequeños íbamos heredando. Yo creo que no estrené tabla y traje ¡hasta los 15 años más o menos!

Gente Long: Jon Irigoyen & Jon Garmendia

Por Sidrísima

Cuenta Irigoyen que sus andanzas sobre tabla empezaron, desde pequeño, en el pueblo con playa donde pasaba los veranos: “Veía a los mayores coger olas y, cómo no, lo hace un mayor, tú también lo quieres hacer. Recuerdo que por aquel entonces éramos pocos, pero creo que a medida que he ido creciendo y mejorando el número de gente ha ido en aumento. Las dos cosas de manera proporcional, ¡ahora está petado! Imagínate cómo surfeo… (Jajaja es broma, si no, sería campeón del mundo o algo así por lo menos)”.

Cierto es que ambos, estancados, no están; su progresión va en aumento y el esfuerzo, el trabajo y las ganas están muy presentes. Jon Garmendia también sabía, desde los seis años, que el surf estaría presente en su vida. Empezó con tabla corta aunque pronto se dio cuenta de que algo faltaba: “Siempre he surfeado, pero mi visión del surf cambió cuando conocí los singlefin y twinfins. Llevaba toda la vida surfeando con la típica shortboard de tres quillas, y había días que me veía limitado. Incluso hubo un año que deje de surfear porque ya no me llenaba, fue a los 18 años”.

Ambos llegaron a un camino similar con la seguridad que les da el saber

A veinte pasos de la fama

Por Eduardo Saenz de Amilibia

En el surf se suele decir que la segunda de la serie es la mejor. Hablemos entonces de los segundos, de aquellos que se quedaron a un paso de la gloria, a la sombra del que la historia eligió para dirigir sus focos. Siempre me han atraído este tipo de personajes, supongo que viene de mi afición por los cómics, ahora novelas gráficas. Mi querida hermana Belén fue quien se encargó de introducirlos en mi vida, junto a los discos de Led Zeppelin, los vaqueros rotos y un montón de cosas de las que importan en la vida. El Cimoc y El Víbora, entre otros, eran cómics donde los héroes eran más bien antihéroes, imperfectos como la vida misma. Peter Punk, Anarcoma, un travesti con un miembro que me río del superdotado del WhatsApp, El Conde Drácula, Albar Mayor, Frank Cappra…