La segunda parte del hangten

0
1189

De Sidrisima.

Llega la serie, la ola esperada y con el estilo que caracteriza a Rubén Fuente, que lee la ola como pocos, llega al nose en el momento adecuado.

Hangten de libro.

Pero de la misma forma que la técnica influye en la primera parte del hangten, hasta que los dedos rebosan por el nose. Casi más importante, al menos para esta humilde afotadora que desde la orilla  no pierde detalle, es la forma de terminarlo. los hangten se terminan.

Con la misma precisión, técnica y estilo Rubén retrocede y continua exprimiendo su ola hasta la orilla. Maniobra terminada.

Los detalles como este son los que hacen crecer a un Noserider y claramente marcan la diferencia.