La Historia del Surf en Itsasmuseum

0
131

El museo marítimo de Bilbao “Itsasmuseum” ha abierto un espacio dedicado a la historia del surf dentro del proceso de mejora de la exposición permanente.

La exposición EUSKADI EN LA HISTORIA DEL SURF consta de cuatro murales con fotografías y textos que relatan la historia del surf y el papel que juega el surf vasco: Los orígenes del surf en la polinesia y su asentamiento en Hawaii, la expansión a California y Australia tras la Segunda Guerra Mundial, y su llegada a Europa. La evolución en la construcción de las tablas de surf, de la madera tradicional a los nuevos materiales a base de poliuretano, fibra de vidrio y poliéster. La invención del traje de neopreno para poder surfear en aguas frías. El surf pasa a Euskadi desde Biarritz. Los pioneros vascos, el descubrimiento de Mundaka, considerada la mejor ola de Europa, y el desarrollo de la industria del surf en Euskadi.

La muestra expone tres tablas de surf fundamentales en la historia:

-Itxas Tresna del primer taller para la producción a nivel industrial de tablas de surf fabricada por Patxi Oliden en Orio en 1970.

-Hobie de la primera serie de tablas que incorporan la espuma de poliuretano fabricada en California en 1958 por Hobie Alter.

-Twig Surfboards diseñada por el tri-campeón mundial Big Wave Tour, Grant “Twig” Baker, con la que ganó el Punta Galea Challenge 2014/15.

-Dos trajes O’Neill, marca creadora del traje de neopreno: el modelo “Animal” que supuso un salto clave hacia los trajes modernos, y la chaquetilla utilizada por el pionero vasco José Luis Elejoste, el neopreno utilizado en nuestra costa más antiguo que se conserva.

-El libro “The Surf Riders of Hawaii”, primer libro de surf de la historia traído desde Hawaii en 1914 por el alavés Ignacio Arana, Cónsul de España en aquellas islas.

El diseño y la realización de esta nueva zona, se ha llevado a cabo junto a Surfing Challenge SL y ha contado con la colaboración de O´Neill, y la cesión de piezas y objetos por parte de Enrique Artero, Felip-Guillem Verger y la propia O’Neill.