EYJAFJäLLA EN EL AIRE

0
145

Igor Muniain takeoff tubo Breems Ness

Publicado en papel en el 3sesenta Nº142, texto y fotos de Artzai Gómez Salaberria. Miles de vuelos cancelados en todo el mundo. Eso sí, la gran mayoría afectando al norte de Europa. Un volcán islandés paraliza al mundo “desarrollado” y desafía el ingenio humano… en el fondo hasta mola, ¿no? Dicen que la naturaleza es sabia y si actúa será por algo. Desde luego, que nadie venga echándose las manos a la cabeza a estas alturas de la peli. También es cierto, porque no decirlo, que en la actualidad se magnifican ciertas cosas que da gusto, podemos recordar que antes también había volcanes y erupciones, ¿no?

Txaber Trojaola East Thurso

Bueno, el caso es que toda esta hecatombe nos atrapa justo en el norte de Europa, surfeando los alrededores de Thurso. Como no íbamos a ser menos, nuestros vuelos se van cancelando uno a uno… Igor Muniain, Borja Agote, Haritz Mendiluze, Eneko Acero, Goio Acero, Txaber Trojaola, Jatyr Berasaluze, Aritz Aranburu, Indar Unanue y yo, Artzai Gomez. Este fue el grupo final que acabó uniéndose para buscar una vuelta a casa lo más agradable posible en todos los sentidos.

Eneko Acero East Thurso

Descartada la vuelta por los aires, sólo quedaban dos alternativas: tierra y mar. El tren fue el medio que más fuerza cogía, pero el pasar de las horas nos traía noticias de una huelga de trenes en Francia. Además, los bolsillos no es que estuviesen a rebosar, y es que sólo el tren desde Inverness a Londres costaba 260 libras. A esto había que sumar las 196 libras de tren desde London a Paris y 70 € de Paris hasta Hendaia… ¡uff! ¡Qué pereza! ¡Tren descartado!

Cafe Tempest Borja Agote Igor Muniain

El ferry es un medio un tanto en peligro de extinción en Europa. Sin embargo, parecía que iba a ser una buena alternativa para nuestro regreso, solamente teníamos que recorrer todo el Reino Unido en coche hasta llegar a Portsmouth para allí coger un ferry que tardaría 30 horas hasta llegar a Bilbao. Todo al módico precio de unos 450€… Tampoco parecía una idea aconsejable. Esperar tres días más no entraba en nuestros planes, la verdad sea dicha. Una noche más, y sin tener decidida nuestra vuelta, quedábamos para cenar en el Chinese de Thurso después de un surfing relajante en algún slap.

Anthony Walsh Giorgis Point

A la mañana siguiente, nos poníamos una vez más manos a la obra, y es que esto parecía ya “Atrapado en el tiempo” del gran Bill Murray. Por fin se abría una puerta a la esperanza, íbamos a alquilar un microbús, un poco carito eso sí, pero es que el tema ya se ponía feito: los rent a car estaban todos en over-booking y lo poco que quedaba estaba a precios desorbitados. Tampoco había plazas en los autobuses así que el alquiler del minibus se antojaba como la única solución. Todo indicaba que al día siguiente por fin partíamos hacia casa. Para celebrarlo, esa misma tarde surfeamos en East Thurso en una agradable sesión con la que despedirnos dignamente.

lineup Breems Ness

¡RIIIIING!!

Llamada a las 23:00 pm. Son Eneko y Aritz. – “Oye! Se nos ha ocurrido que podríamos comprar un par de coches por unos 700 pounds cada uno y bajar hasta casa, acabamos de encontrar un Mitsubishi Pajero de puta madre y bla, bla… ¡adiós al microbús!”

Aritz Aranburu Giorgis Point

Conduciríamos un pajero de 700 pounds 2.500 km. Ni Pekín Express ni gaitas, ¡esto si que era una aventura! Es más, se planteó hasta la posibilidad de hacer una carrera entre los dos coches para ver quiénes llegaban antes.

Algunos, los menos aventureros, no estaban muy por la labor así que, tal vez fruto de la desesperación, se nos ocurrió echar un último vistazo para ver si, por casualidad, se libraba alguna furgo para alquilar… ¡BINGO! Y es que los milagros existen.

¡piripipiripi! (era la canción txana del móvil): “ni se os ocurra comprar ningún pajero, hemos encontrado…bla, bla…”

– “¿síiiiiii? Joder, nosotros también tenemos dos coches para ir desde Calais hasta Biarritz así que… ¡nos vamos!

Igor Muniain Secuencia tubo contrapico Breems Ness
Igor Muniain Secuencia tubo contrapico Breems Ness

Salimos el lunes 21 de abril a las 12:00 desde Thurso. A las 15:00 cogimos la furgo en Inverness para llegar a eso de las 18:00 a Edimburgo. Allí recogimos a Eneko, Goio y Jatyr que acababan de dejar el coche de alquiler que utilizaron durante la estancia en el campeonato. Y es que la compañía no les permitía dejar el coche en Dover. El convoy se componía de un coche, el de Txaber Trojaola, y una furgo con 16 plazas por lo que había espacio más que suficiente para echarse una cabezadita de vez en cuando hasta llegar a coger el ferry en Dover.

Secuencia de Igor Muniain

Llegamos sobre las 8:00 am y una vez en el ferry tuvimos 90 minutos de descanso y de aseo. A nuestra llegada a Calais, nos esperaba un caos de gente importante, incluido algún listo que se nos intentaba colar en el mostrador del rent a car. Como ya os hemos contado, los vehículos escaseaban y había gente que ofrecía hasta 1.000 euros por coche. También nos encontramos con taxis que venían desde Madrid y gente que se ofrecía para compartir el viaje de vuelta. Al final, furgo de 8 plazas y coche. The same plan: tirar para abajo como sea. Salimos de Calais hacia las 14:00 pm y llegamos a casa a las 4:00 de la mañana, o sea una jartá de horas de sándwiches chungos y de coffees, cada vez mejores según nos acercábamos a casa. Sin embargo, yo creo que al final incluso mereció la pena semejante experiencia. También es verdad que más de uno llegó a casa con un nuevo apodo.

Intentando volver a casa.

Uno nunca llega a pensar que es lo puede llegar a traerte ese viaje tan deseado y tan ilusionante. Cuando coges tu primer avión se abre un mundo de posibilidades y tal vez la aventura de tu vida. Hemos contado nuestra historia desde atrás hacia delante. Podría parecer que el trip fue una vaina, pero os puedo asegurar que a nuestra llegada a Inverness nos recibió el atardecer de nuestras vidas sobre el lago Ness. Todavía no sabíamos que nos esperaba una semana con varios días de cielo azul y 16 grados de temperatura, un surfing cristalino, the soup of the day, las timbas de poker, las bromas, los slaps, las cenas en el chino, el full breakfast… ¡joder que bonito es Escocia!