Blair Conklin

0
128

Nos encontramos con Blair Conklin en Pukas San Sebastián, invitados por REEF, en la presentación de su film “Easy Slider”, una parada en su ruta por Europa.

¿Cómo empezaste? ¿Has pasado del surf al skimboard?

Soy de Laguna Beach, en el sur de California, y empecé a surfear directamente con un skimboard.

¿Cuáles son las mejores condiciones para el skimboard? ¿Tus spots favoritos?

Buscamos siempre unas condiciones especiales que poco tienen que ver con las rompientes de surf normales. Por ejemplo, en California, cerca de donde vivo hay muy buenos spots, como es el caso de The Wedge, en Newport. Básicamente necesitamos olas orilleras que rompan lo más cerca posible de la arena, preferentemente que haya algo de desnivel en la misma orilla, y que todo el fondo sea de arena.

¿Has tenido la oportunidad de probar algún spot en Europa?

Sí, ya estuve anteriormente en Francia un par de veces y hay bastantes lugares apropiados. En este viaje he surfeado muy buenas olas en una playa de Portugal que está entre Lisboa y Ericeira. He viajado a Portugal un montón de veces, suelo ir una vez por año a un campeonato de Skimboard muy importante que hay en Santa Cruz, hay mucha afición en Portugal. Es la primera vez que he venido a España y aún no he tenido ocasión de surfear porque esta semana no hay ni una ola. Tan solo en Madrid, en la piscina de olas, fue muy divertido, hicimos una fiesta.

¿Qué tipo de material utilizas?

Como en el surfing, tenemos nuestros modelos favoritos y diferentes shapes para diferentes tipos de rompientes. Y los skimboards de corcho sirven para todo, te puedes poner de pie, coger olas tumbado, de rodillas… Y son más seguros para las caídas, sobre todo recomendables para la gente que empieza. Los rígidos son más peligrosos, puedes darte un golpe fácilmente. Normalmente son de carbono, ya que para el skimboarding necesitamos tablas rígidas, mientras que en surfing se busca una cierta flexibilidad.